miércoles, 28 de marzo de 2018

Infragilis et tenera

[ Fuerte y tierna ]




Sutil lluvia
que anega tu ser,
hoja balanceante que mima tu cuerpo,
viento susurrante que acaricia tus oídos,
pequeña brasa que incendia tu alma,
sonrisa para tus mañanas, risa en tus noches,
melodía que escuchas y entona tu corazón.

Perfume de Hembra entregada a su Hombre.
Asi llego a ti derribando gota a gota tu muro,
esta guerra la ganamos los dos.
A tus pies pongo mis armas
para que no olvides
tras el frío acero existe
una belleza frágil.



8 comentarios :

  1. Bellísima poesía. Parece una oración. Solo cabe decir amén.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Un gran poema de una gran mujer, ella es todo sentimiento, Livy.

    Gracias por lucirlo aquí.

    Mil besitos para cada un@

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Imposible estar en desacuerdo...
      Agradecido yo que me permitiera usar el poema para darle cuerpo a la entrada.

      Basia mille, deinde centum.

      Eliminar
  3. Agradecida porque hayas considerado estas letras mías dignas de estar aquí y sobre todo porque son muy yo y esas dos palabras encajan muy bien con este escrito y conmigo (para desgracia mía). Semper ego: "Gutta cavat lapidem, non vi sed saepe cadendo"

    Con tu permiso, quiero agradecer también tanto a Magda como a Auro por sus amables palabras, llenas de generosidad y por sus miradas límpidas.

    La única forma que se me ocurre para corresponderte es esta: (no es bueno, pero si es sentido, por lo menos eso ya cuenta para que no me mates, no?)

    Niño travieso que se esconde en el fondo
    de su mar al refugio de quien le pueda
    pillar. Bucea en si mismo y no se deja
    acompañar, más de repente,
    sale a la superficie con su mejor
    sonrisa, imposible no te dejes atrapar.
    Hombre bravío, que como el mar, orgulloso
    se revuelve en una y mil olas salvajes,
    queriendo cautivar con su fuerza los encantos
    que se va encontrando en la arena.
    Chocando con las rocas en incesante danza
    no dejándose avasallar pero sin jamás
    querer a nadie doblegar, porque el mar
    en su nobleza no se permite humillar.
    Hombre y niño que cautivan como el mar.

    Besos.

    * Aunque lo intento nunca consigo escribir poco :(

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Agradecimiento mutuo entonces.

      En mi mente la frase latina y en mis ojos tu escrito, todo encajó muy bien, así es.
      Y la imagen me ha gustado tanto que ni la he editado.

      Para agradecer no se requiere mi permiso, la buena educación siempre es bienvenida.

      Por más única, tu forma de corresponder es... uff! Creo que usaré proximamente estas palabras, ahora mías. (No sólo cuenta para que no te mate, quedo en deuda)

      Besos

      * algunos intentos valen la pena, otros no debieran siquiera emprenderse :)


      “Gutta cavat lapidem, consumitur annulus usu.”
      — Ovidio. De Pont., lib. iv. El. x. v. 5.

      Eliminar