viernes, 23 de junio de 2017

Animus revertendi

[ Ánimo de retornar (*) ]




 No he dejado de pensarte, quisiera tanto decírtelo.
Quisiera escribirte que me gustaría volver,
que me haces falta y que te pienso.
Pero no te busco.
No te escribo ni siquiera hola. No sé cómo estás.
Y me hace falta saberlo.



¿Tienes proyectos? ¿Has sonreído hoy? ¿Qué has soñado?
¿Sales? ¿Dónde vas? ¿Tienes sueños? ¿Has comido?
Me gustaría lograr buscarte. Pero no tengo la fuerza.
Y tampoco tú la tienes.
Y entonces permanecemos a esperarnos en vano.
Y pensémonos. Y recuérdame.
Y recuérdate que te pienso, que no lo sabes pero te vivo cada día,
que escribo sobre ti.
Y recuérdate que buscar y pensar son dos cosas diferentes.
Y yo te pienso pero no te busco.

Charles Bukowski



(*) Termino jurídico del derecho romano aplicado a animales perdidos. Se consideraba que dejaban de pertenecer a su propietario si, huidos de casa, dejaban de tener "animus"; es decir, si ya no se acordaban de volver.

4 comentarios :

  1. Me recuerda al perro del Hortelano de Lope,
    Es que el Bukowski es un cachoperro.

    Kisss y Kiss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ciertamente, un aire a la relación entre Diana, condesa de Belfor, y Teodoro.
      Pero sin la atmósfera de inmoralidad que envuelve la obra.

      Besos

      Eliminar
  2. A veces necesitamos que el tiempo nos sople en la cara... destapar la vieja caja de fotografías guardadas en la mente y aspirar ayer.

    Mil besitos y feliz dia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Stat rosa pristina nomine, nomina nuda tenemus (*)
      [ De la prístina rosa, sólo nos queda el nombre ]

      Verso del poema "De contemptu mundi" [Del desprecio del mundo] del monje benedictino Bernardo de Morlaix (o de Cluny). Se le conocía como Morlanensis, apodo que muchos han relacionado con Morlaix.

      (*) Conocida en el mundo literario moderno pues fue usada por Umberto Eco como ultima frase con la que concluye "El nombre de la Rosa". La idea tras ella es que de todo aquello que desaparece sólo nos queda meros nombres.

      Mil besos y cien más.

      Eliminar