martes, 16 de mayo de 2017

Nimium ne crede colori

 [ No confíes mucho en los colores ]



"Nuestros antepasados consideraban a la mujer, a la manera de los objetos de laca de oro en polvo o de nácar, como un ser inseparable de la oscuridad,  y hasta donde fuese posible, se esforzaban en sumergirla por completo en la sombra; de ahí las largas mangas, los largos vestidos que eclipsaban las manos y los pies, de tal manera que la única parte a la vista, es decir,  la cabeza y el cuello, estaban investidas de una importancia embriagadora".



"En Occidente, el más poderoso aliado de la belleza fue siempre la luz; en la estética tradicional japonesa lo esencial está en captar el enigma de la sombra. Lo bello no es una sustancia en sí sino un juego de claroscuros producido por la yuxtaposición de las diferentes sustancias que va formando el juego sutil de las modulaciones de la sombra. 
 
 
 
Lo mismo que una piedra fosforescente en la oscuridad pierde toda su fascinante sensación de joya preciosa si fuera expuesta a plena luz, la belleza pierde toda su existencia si se suprimen los efectos de la sombra".

Junichiro Tanikazi
El Elogio de la Sombra

3 comentarios :

  1. Al leer este post solo se me viene a la mente una cosa... Mi grito de guerra cuando agonizo y el que me levanta cuando estoy en tierra:
    "Guárdame como a la niña de tus ojos; escóndeme a la sombra de tus alas".(Sal.17,8)

    ResponderEliminar
  2. KiKi aun con solo 25 años, no daba para un primer plano, no obstante el fotógrafo le puso unas acertadas sombras para suavizarle el perfil,
    Y ahí está, inmortal scort de Montparnasse.
    Pero no dudo que el Man, hoy, fotografiaría en color.
    Kisssss y Kissssss

    ResponderEliminar