martes, 9 de mayo de 2017

Do ut des, do ut facias, facio ut facias, facio ut des

[ Doy para que des, doy para que hagas, 
hago para que hagas, hago para que des (*) ]




Yo no quiero prometerte,
quiero darte sin compromisos ni pactos,
ponerte en la palma de la mano
el deseo que caiga de tu boca sin espera,
ser tu aquí y ahora.
Yo no quiero que me eches de menos,
quiero que me pienses tanto,
que no sepas lo que es tenerme ausente.
Yo no quiero ser tuyo ni que tú seas mía,
quiero que pudiendo ser con cualquiera
nos resulte más fácil ser con nosotros.
Yo no quiero quitarte el frío,
quiero darte motivos para que cuando lo tengas
pienses en mi cara y se te llene el pelo de flores.
Yo no quiero viernes por la noche,
quiero llenarte la semana entera de domingos
y que pienses que todos los días son fiesta
y están de oferta para ti.
Yo no quiero
tener que estar a tu lado para no faltarte,
quiero que cuando creas que no tienes nada
te dejes caer, y notes mis manos en tu espalda
sujetando los precipicios que te acechen,
y te pongas de pie sobre los míos
para bailar de puntillas en el cementerio
y reírnos juntos de la muerte.
Yo no quiero que me necesites,
quiero que cuentes conmigo hasta el infinito
y que el más allá una tu casa y la mía.
Yo no quiero hacerte feliz,
quiero darte mis lágrimas cuando quieras llorar
y hacerlo contigo,
regalarte un espejo
cuando pidas un motivo para sonreír,
adelantarme al estallido de tus carcajadas
cuando la risa invada tu pecho,
invadirlo yo cuando la pena atore tus ojos.

- Elvira Sastre - 


(*) Los contratos innominados, esto es, sin nombre especial, se caracterizaban en la antigua Roma del siguiente modo: "do ut des" (te doy para que me des); "do ut facias" (te doy para que me hagas); "facio ut des" (te hago para que me des), y "facio ut facias" (te hago para que me hagas).
Fuente: Orgaz, Arturo, Diccionario de Derecho y Ciencias Sociales, 1961, p. 129.


2 comentarios :

  1. Me gusta muchísimo Elvira Sastre, y éste es para mí uno de sus mejores poemas.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No conocía a Elvira Sastre hasta que la pusiste en mi camino.
      No se como serán los otros poemas pero este me ha inspirado.

      Dos besos, y gracias.

      Eliminar