miércoles, 5 de abril de 2017

Verus amor nullum novit habere modum

[ El verdadero amor no conoce límites ]

Sextus Propertius 
(II, xv, 29)

Quizá un instante,
...pero eterno.



La frase que titula corresponde a Sextus Propertius (en castellano, Sexto Propercio; 47 a. C. – 14 a. C.). Escribió unos noventa poemas repartidos en cuatro libros de Elegías, de los cuales los tres primeros se dedican a Cintia, cuyo nombre real, métricamente equivalente, sería Hostia; el cuarto se ocupa de viejas leyendas religiosas paganas y de temas patrióticos en línea con el programa regenerador del emperador Augusto.

El libro primero fue editado alrededor del año 26 a. C.; existe polémica en cuanto al segundo, porque algunos editores lo dividen en dos y por tanto habría que hablar de cinco libros en total y no cuatro.

Al contrario que la poesía de su contemporáneo Tibulo, con quien se le suele emparejar, Propertius imita la poesía neotérica alejandrina, y en especial a Calímaco, cuyo elaborado estilo y erudición mitológica sigue en ocasiones. Su obra posee una característica y recurrente melancolía, y expresa patéticamente un concepto trágico de un amor que se ve atacado por los celos, la tristeza y la desilusión.

5 comentarios :

  1. "(...)
    ¿Cuánto tiempo es para siempre? -preguntó Alicia.
    A veces, sólo un segundo. -respondió el Blanco Conejo.
    (...)"


    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Y ese momento puede perdurar en nosotros toda una vida...
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Esta entrada tuya me recordó una tontería que escribí hace unos meses:

    "Hazme tu amante por un día,
    sólo eso te pido.
    Una noche entre tu cuerpo
    que me acompañe hasta mi muerte.
    Déjame que por un instante eterno
    te ame. Que calme tu necesidad
    tan voluble, y percibas con la piel
    lo que tu mente no ve.
    Déjame que por un día sea tu amante.
    Olvídate por esta noche de otros amores,
    tan imposibles como cobardes.
    Una noche para perdernos en la
    marea de sentimientos. Dejarnos
    llevar por olas de una pasión sin freno.
    Esta noche déjame ser tu amante,
    para poder besarte hasta que nada
    exista, sólo ese soplo de vida que
    nos permita seguir.
    Déjame por una noche ser tu oasis
    de placer".

    Livy


    En nuestras manos está hacer cada instante eterno.

    * Es muy interesante este blog, refugio tuyo.
    Espero no te moleste el recorrido que estoy haciendo por él.

    ResponderEliminar