martes, 25 de abril de 2017

A coelo usque ad centrum

[ Del cielo al centro de la tierra ]




Hora tras hora, día tras día,
entre el cielo y la tierra 
que quedan eternos vigías,
como torrente que se despeña
pasa la vida.

Devolvedle a la flor su perfume
después de marchita;
de las ondas que besan la playa
y que una tras otra besándola expiran
recoged los rumores, las quejas,
y en planchas de bronce 
grabad su armonía.

Tiempos que fueron, llantos y risas,
negros tormentos, dulces mentiras,
¡ay!, ¿en dónde su rastro dejaron,
en dónde, alma mía?.

Rosalía de Castro

(Santiago de Compostela, 24 de febrero de 1837 
Padrón, 15 de julio de 1885)

4 comentarios :

  1. Primera vez que leo esta poesía... hermosa. Y exquisita la imagen que has elegido para acompañarla.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Rosalia de Castro... Ahora si que ha sido toda una sorpresa. Es de mis favoritas,
    Leerla es como nadar...
    Saludo mi buen amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De tanto en tanto logro causar sorpresa, de la buena.
      Si al placer que me genera a mi mismo escribir este blog, puedo generar un plus de placer para terceros mucho mejor.

      Saludos «a mari usque ad mare»

      Eliminar